Novena en honor a los santos médicos Cosme y Damián

 

Santos Patronos de Médicos, Cirujanos y Farmacéuticos.

Novena dispuesta por el padre Antonio Paredes SJ, reimpresa en Ciudad de México por los Herederos de José de Jauregui en 1780. El Obispado de Puebla concedió 80 días de Indulgencia por cada día de la Novena.

   
OBJETO DE ESTA NOVENA Y MODO DE PREPARARLA
La corona de la Santa Iglesia son sus Mártires, quienes delante de los tiranos confesaron su Fe, y glorificaron a Cristo a costa de sus vidas, que como fieles soldados perdieron en honra de su Señor. Por eso en la triunfante Jerusalén, no solamente reinan gloriosos, son poderosísimos intercesores ante Divina Majestad a favor de sus devotos, alcanzándoles los bienes espirituales que necesitan, y los temporales consuelos que les piden, en cuanto conducen a su eterna salvación.
  
Fueron insignes entre los Mártires los gloriosos hermanos San Cosme y San Damián: quienes entre bárbaros moradores de la Arabia, se hicieron predicadores de Cristo. Practicando la medicina que profesaban, curaban el cuerpo y la salud del alma. Y puestos en situación de tormentos, por el Prefecto Lisias, crudelísimo perseguidor de los cristianos, con fortaleza Divina, mostraron que sólo Cristo es Dios verdadero, y que padecerían cuantas carnicerías intentasen con ello, antes que adorar al demonio en los ídolos.
   
Esto lo confirmaron con el hecho de ofrecerse gustosos a las cadenas, a las cárceles, a los azotes, al agua, al fuego, a las piedras, a las cruces, a los dardos y finalmente, a la espada, que puso término a su victoria. Es Dios admirable en sus Santos, fortaleciéndolos con su virtud en la palestra, confundiendo con su constancia a los tiranos que los atormentan; para que cuando premiados ya en el cielo, intercedan por los hombres en la tierra y alaben a Dios que así engrandese a sus Santos.
   
A este fin se dirige esta novena: a honrar a estos Mártires, experimentando su protección los que con devoción la hicieren. Uno de estos fue el Emperador Justiniano, a quien sanaron de una gravísima enfermedad. A otros se les han aparecido en sueños para recetarles la salud; y fueron innumerables los personajes que visitando sus reliquias volvieron sanos, afirma San Gregorio Turonense.
   
El tiempo propio de hacer la novena es antes de su fiesta, que es veintiséis de septiembre. Más como siempre necesitamos de acudir a Dios, podrá practicarse cuando la necesidad lo pidiera o cuando el afecto lo dictare, o cuando lo permitieren las ocupaciones, siendo la principal diligencia ponerse en gracia de Dios por medio del Sacramento de la penitencia: recibir la comunión el último día, visitar enfermos, mortificarse, y ejercer aquellas obras de piedad que aprobare el confesor.
   
NOVENA DE LOS GLORIOSOS MÁRTIRES Y SANTOS HERMANOS COSME Y DAMIÁN, INSIGNES MÉDICOS DE CUERPOS Y ALMAS
        
     
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
     
ACTO DE CONTRICIÓN
Jesús dulcísimo, bondad suma, yo confieso que eres mi Dios y que te he ofendido con mis enormes culpas, mas conociendo que eres Redentor mío, me postro a tus pies y arrepentido te pido perdón por todas mis ingratitudes, valiéndome para conseguirlo de tu preciosísima Sangre, que habiéndose derramando para mi remedio, está pidiendo misericordia para los pecadores. Pequé, Señor: mas ya me pesa de haber agraviado a quien es digno de todo amor. Espero que me recibas en tu gracia, y con ella propongo en lo que me quedare de vida, amarte, servirte y no apartarme de tu santa voluntad. Primero morir que ofenderte mi Jesús, ten misericordia de mí. Amén.
      
ORACIÓN INICIAL
Gloriosísimos Mártires de Cristo, y abogados míos, San Cosme y San Damián, que unidos en caridad verdadera, y como hermanos, más por la fe cristiana que testimoniaron con el derramamiento de su sangre, me valgo de su poderosa intercesión: y les suplico, fiado en su misma santidad, me alcancen de Dios nuestro Señor, primeramente todo aquello que conduce a la gloria suya, coma para bien de mi alma: y después, el remedio de mis aflicciones, la paciencia que necesito en los trabajos, y por el favor que solicito en esta novena de mi devoción, cómo y en cuanto conviniere para mi salud eterna. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
  
DÍA PRIMERO – 18 DE SEPTIEMBRE
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que a gloria tuya se la comunicaste a tus fieles siervos San Damián y San Cosme para que, desterrando los errores de la gentilidad, abrazaron tan firmemente la fe católica. Te suplico a Ti que complaces en la generosa voluntad de estos Santos: Poniéndolos por mis intercesores, te pido me des fortaleza para permanecer en mi fe católica: y que en la hora de mi muerte cuando el demonio me combata con tentaciones contra la fe, que yo no sea vencido. Así mismo el bien que deseo en cuanto fuere de tu agrado. Amén. Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias.
   
ORACIÓN
Mártires Santísimos Cosme y Damián, aunque no merezco su protección, mas conociendo que la caridad con que favorecisteis a los miserables en la tierra se ha perfeccionado en el Cielo donde gozáis para siempre de la vista clara de nuestro grande Dios, y que es obsequio de su bondad rogarle por el bien de sus criaturas, humildemente os suplico obsequio que seáis mis intercesores para el consuelo que de presente necesito y os propone mi corazón, confiado de conseguirlo por vuestro medio. Amén (Aquí se hace la petición por la persona que lo necesite).
       
Esforzad, Santos míos, vuestras deprecaciones, implorando las Divinas piedades para quien os elige por sus Abogados, deseoso de que en vista de vuestro valimiento todos los hombres os tributen alabanzas y glorifiquen a Dios, que se hace admirable en sus Santos. Os pido por la dilatación de nuestra Santa Fe en la gentilidad, por la exaltación de la Católica Iglesia contra los herejes, por la paz y concordia entre los Príncipes Cristianos, por la conversión de los pecadores a penitencia, por la libertad de las almas Justas que padecen en el Purgatorio, por la salud de los enfermos y acierto de los Médicos en sus curaciones, y finalmente por vuestros devotos, consiguiéndoles una muerte en gracia, en que aseguren eterna gloria. Amén.
    
GOZOS A LOS SANTOS MÁRTIRES COSME Y DAMIÁN
            
Pues sois delante de Dios
Abogados poderosos,
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
       
Al estudio consagrados
La medicina emprendisteis
Y a los pobres socorristeis,
En sus males desgraciados;
Con milagros portentosos
Ahuyentasteis sus dolores
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
          
Los enfermos que acudieron
A vosotros en sus males
Inveterados, fatales,
El remedio recibió:
Vuestro celo cuidadoso
Los libertó de temores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
         
Con la señal de la cruz
Curas notables hicisteis,
Y con ellas devolvisteis
A mil pobres la salud
Estos hechos prodigiosos
Os atrajeron honores
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
        
Vuestro nombre fue invocado
Con segura confianza.
Pues él era la esperanza,
Del triste desconsolado,
Que con ardor fervoroso
Os llamaba en sus, dolores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
          
Los Gentiles os persiguen
Con rabia y grande furor,
Mas os defiende el Señor
Y su intento no consiguen;
De tormentos horrorosos
Fuisteis siempre y vencedores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
         
El vil tirano creyó
Acobardar vuestro celo,
Con tormentos; pero el Cielo,
De firmeza os revistió,
Y con pecho valeroso
Despreciasteis sus rigores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
          
En el ecúleo tendidos
Con duras cuerdas atados,
Cruelmente atormentados
No exhalasteis un gemido,
Y al tormento doloroso
Fuisteis por Dios superiores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
          
Al mar fuisteis arrojados,
Pero el Señor os libró,
Un Ángel suyo envió
Para ilesos de él sacados:
Y a tierra vuelto gozosos
Entonasteis sus loores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
          
Pensando que el fuego haría
Lo que el agua no pudiera
Os arrojan a una hoguera
Con furor, y saña impla;
Pero el cielo cuidadoso
Os libró de sus ardores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
           
En vano blanco os hicieron
De sus dardos y saetas,
Sin fuerza quedaron estas
Y dañaros no pudieron:
Tantos hechos milagrosos
Os declaran vencedores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
          
Vuestro fervor y constancia
Premiada ha sido en el cielo,
Donde sois nuestro consuelo,
Nuestro auxilio y esperanza,
Oh médicos generosos
Escuchad nuestros clamores.
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
         
Pues que delante de Dios
Vuestro ruego es poderoso
Sed nuestros intercesores
Oh Cosme y Damián gloriosos.
     
ORACIÓN A LOS SANTOS MÉDICOS 
¡Señor Dios! al recordar el martirio triunfal de tus santos mártires Cosme y Damián, tu Iglesia te glorifica y te da gracias, porque en tu admirable Providencia, a ellos les has dado el premio merecido de la Gloria Eterna, por lo cual te pedimos, Padre Bueno, atendiendo a la valiosa intercesión de los Santos Médicos nos concedas el remedio a esta necesidad… (se hace nuevamente la petición por la persona que lo necesita). Te lo pedimos por tu Hijo, Jesucristo, nuestro Señor. Amén. 
     
ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN
¡Señora nuestra de la Asunción, Madre de Jesús y Madre nuestra, en tus manos maternales ponemos nuestras esperanzas, necesidades y problemas, pidiendo tu poderosa intercesión ante tu Divino Hijo! También te agradecemos tu protección y amparo a favor de nuestras familias, tu fortaleza en las luchas, tu consuelo en las penas y enfermedades, las lagrimas que has enjugado de nuestros ojos, y por hacernos sentir que de tu mano, caminamos seguros hasta llegar a Jesucristo tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
     
DÍA SEGUNDO – 19 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que a gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus siervos fieles San Cosme y San Damián para que dando milagrosa salud a enfermos incurables, justamente los alumbrasen en el alma y siendo gentiles trajesen al gremio de la Santa Iglesia, donde recibiendo su fe, confesasen a Cristo. Te suplico por intercesión de estos Santos, poniéndolos por mis intercesores, me des la caridad verdadera para beneficiar a mis prójimos en cuerpo y alma. Así mismo el bien que deseo en cuanto fuere de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor Amén.
   
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
       
DÍA TERCERO – 20 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
    
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia que en la gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus siervos fieles San Damián y San Cosme, para que reconvenidos del tirano, sin acobardarles los crudelísimos tormentos que les esperaban, abominasen los ídolos que les propusieron para la adoración, predicaron que solamente en Jesucristo, y su Santa ley está la salvación. Puesto que te complaces en la valentía admirable de estos Santos, poniéndoles por mis intercesores, te pido me des una resolución firme, para que, despreciando los vanos respetos del mundo, y preciándome de ser cristiano, practique las virtudes propias de mi fe cristiana. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
     
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
     
DÍA CUARTO – 21 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
     
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que a gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus fieles siervos San Cosme y San Damián, para que aprisionados con pesadas cadenas, puestos en estrecha cárcel permaneciesen constantemente en su confesión, alegrándose de padecer por Cristo, a quien tenían en el corazón para amarlo, y en la boca para bendecirlo. Puesto que te complaces en la invicta constancia de estos Santos, poniéndolos por mis intercesores te pido me des esta virtud para sufrir con resignación mis trabajos y no desistir de mis buenos propósitos, aunque padezca mucho para ejecutarlos, así mismo el bien que deseo en cuanto fuera de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
     
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
     
DÍA QUINTO – 22 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
    
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que a gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus fieles siervos San Damián y San Cosme, para que arrojados al mar con las cadenas que los oprimían en medio de las olas testificasen tus verdades, y confundiesen a los gentiles, que los miraban andar libremente sobre las aguas, como por tierra firme, premio de la confianza que les aseguraba tu favor. Puesto que te complaces en las maravillas que obraste en estos Santos, poniéndolos por mis intercesores, te pidió me des aquella confianza admirable que necesito para vencer mis pasiones, y glorificarte con mis victorias, así mismo el bien que deseo en cuanto fuere de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen.
    
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
     
DÍA SEXTO – 23 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
    
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que en la gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus fieles siervos San Damián y San Cosme, para que condenados a la hoguera, no temiesen la voracidad de las llamas porque en su interior ardían el fuego más poderoso de tu amor, al que respetando el material no les ofendió, sino que revertido contra los que lo atizaban, los redujo a cenizas con asombro de los demás gentiles, que asistían a tan prodigioso espectáculo. Puesto que te complaces con la fineza con la que estos Santos te amaron, poniéndolos por mis intercesores, te pido me des a gustar de este tu divino fuego para que te ame a Ti solo y solo por Ti, así mismo el bien que deseo en cuanto fuere de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
     
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
      
DÍA SÉPTIMO – 24 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
    
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que en la gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus siervos San Damián y San Cosme, para que puestos en el potro de los tormentos, sufriesen con la alegría el descoyuntamiento atrocisimo de su miembros todos, y enviaste a tus ángeles para que los confortasen y los sacasen sanos del suplicio. Puesto que te complaces en los gloriosos triunfos de estos Santos, poniéndolos como mis intercesores, te pido que mes des la ayuda de tus soberanos mártires, para que triunfe sobre el demonio y el pecado. Así mismo el bien que deseo en cuanto fuere de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
   
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
      
DÍA OCTAVO – 25 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
    
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que en la gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus siervos San Damián y San Cosme, para que levantados en altas cruces, allí fuesen mortalmente heridos, primero con piedras, y después con dardos, y aunque obrando tu providencia, los tiros se volvían contra su autores, haciendo en ellos el estrago que intentaban en los ínclitos Mártires, empero no les falto el deseo de morir en la demanda en obsequio tuyo. Puesto que te complaces en el ánimo esforzado de estos Santos poniéndolos por mis intercesores, te pido me des voluntad y resignación para abrazarme a la cruz de mi estado y en ella esperar los golpes que quisieres enviarme, así mismo el bien que deseo en cuanto fuere de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
      
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.
     
DÍA NOVENO – 26 DE SEPTIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
      
Omnipotente Dios, autor soberano de la gracia, que en la gloria tuya se la comunicaste en abundancia a tus fieles siervos San Damián y San Cosme, para que ofrecidos gustosos los cuellos al cuchillo, consiguieran por último, por el derramamiento de sus sangre, la corona de Mártires y habiéndoles glorificado en el cielo, con tu vista para que también sean glorificados en la tierra, obras por sus medios muchos milagros con los miserables que se valen de su protección. Puesto que te complaces en el glorioso martirio de estos Santos, poniéndolos por mis intercesores, te pido me des una muerte en gracia tuya, y que me disponga para ella con las virtudes de la Fe, Esperanza y Caridad, y así mismo deseo el bien en cuanto fuere de tu agrado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
   
Tres Padre Nuestros, Ave Marías y Glorias. Las oraciones y los Gozos se rezarán todos los días.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El objetivo principal del Matrimonio es ayudarse mutuamente a llegar al Cielo

Novena en Honor a Santa Filomena

Oración a Santa María Goretti por la pureza y la santidad